Para evaluar el estado de las redes de ferrocarril, los operadores ferroviarios emplean vehículos de auscultación con los que captan diversos datos de forma simultánea sobre el estado de la catenaria, vía, plataforma e infraestructura.

Para poder realizar un mantenimiento efectivo y eficiente, las secciones defectuosas tienen que quedar localizadas de forma precisa. Además del posicionamiento GPS, con posibles problemas de cobertura local, el LPS posiciona la sección entre los postes de catenaria que la contienen.

El LPS es un sistema de medición óptica sin contacto que permite la detección de estructuras de soporte de catenaria a lo largo de la vía de forma continua mediante el uso de técnicas de radar láser y por lo tanto complementa otros datos de medición con una ubicación precisa de los postes.